Cómo utilizar drones para inspecciones aéreas

Entre los servicios más requeridos por parte de los sectores productivos de cualquier país, la inspección y vigilancia aérea ocupa un lugar especial, ya que es gracias a su utilización que se puede garantizar un cierto margen de seguridad en cuanto a evitar pérdidas, intrusos y situaciones similares.

Ahora bien, como se puede pensar desde el primer momento, un sistema de inspecciones aéreas con drone es costoso ya que se precisa de helicópteros o aviones para poder ponerlo en marcha como se debe. Afortunadamente desde hace poco tiempo atrás se ha extendido el uso de los drones y en este caso no son una excepción.

La vista desde el aire con drones

Tal y como se lo ha adelantado en los párrafos anteriores, los drones han supuesto para el sector y el mercado en general una auténtica revolución. En este caso particular, para los interesados en la inspección y vigilancia aérea son una gran ventaja porque pueden cumplir con tareas muy concretas. Tan sólo hay que recordar que los drones son más asequibles y no representan ningún riesgo humano.

En relación con los usos que se le dan a los drones para esta clase de actividades, es clave tener en mente que se debe tratar de uno que sea profesional y en ese orden de ideas se los va a utilizar para la supervisión, inspección o vigilancia aérea de:

  • Campos y paneles solares fotovoltaicos.

  • Infraestructuras y obra civil.

  • Parques y molinos eólicos.

  • Torres de tendido eléctrico.

  • Seguridad aérea en general.

  • La vigilancia de campos y cultivos.

  • Agricultura de precisión.

En términos generales no hay un modelo como tal que se especifique para cumplir con esta clase de actividades, pero sí es importante que sea lo más profesional posible para que los resultados sean de la más alta calidad.

Por otro lado, al usar los drones para cumplir con este objetivo de vigilancia, lo pertinente es que se opte por cámaras en HD y que a continuación se complementen las imágenes del vuelo con una cámara termográfica. Al pensar en cada uno de los detalles expuestos en los renglones anteriores, los gastos y los riesgos se minimizan de una manera considerable, particularmente si se considera que un dron o aeronave no tripulada va a terminar por ser un gran ahorro de tiempo, dinero y no se requiere de intervención humana en lo que quizá puede ser un trabajo de un riesgo elevado.

Finalmente, sugerimos que usted no pase por alto la instalación de cámaras de última tecnología y de contar con los servicios de especialistas en termografía aérea, pues con esta combinación los resultados van a ser increíbles sin importar el sector al que se dedique.