viernes, 26 de febrero de 2016

Radio Cincinnati, una serie para recordar

WKRP in Cincinnati (Radio Cincinnati) fue un programa de televisión sobre una emisora de radio. A diferencia de la glorificado versiones de estaciones de radio comúnmente representada en películas y programas de TELEVISIÓN, este era realista, que excéntrico DJs, un despistado gerente general y un descuidado ingeniero llamado Bucky.

El espectáculo corrió a partir de 1978 a 1982 y fue revivido en 1991, en una versión desprovista de la autenticidad y el espíritu de la original, que previsiblemente no después de sólo dos temporadas. El remake que hizo, sin embargo, cuentan con Tawny Kitaen y Michael Des Barres, que luego se pasó al porno y dirigió algunos de los videos de http://www.videospornoespanol.name/petardas/



Gracias por consentir a nuestros nostálgico rant - Songfacts fue creado por los DJs y tenemos una afinidad para este espectáculo y los caracteres especiales que nos llegó a través de estaciones de radio igual. De todos modos, el tema de la canción fue escrita por el compositor Tom Wells, con letra de el show del creador Hugh Wilson. Las orquestaciones fueron añadidas por Jim Ellis, y fue cantada por Steve Carlisle. La canción habla de lo efímero de la vida de un profesional de la radio, pasando de un mercado a la búsqueda de una mejor concierto, incapaz de asentarse. Es una muy melancólica melodía que podría referirse a un par de personajes diferentes en el espectáculo, como el cantante le dice a su chica que una vez más se está moviendo en, tal vez nunca fueron destinados a ser, y él va a estar en Cincinnati por el momento.

martes, 16 de febrero de 2016

Muere a los 70 años el presentador de radio y televisión Josep Maria Bachs




El presentador de radio y televisión Josep Maria Bachs ha muerto este domingo por la noche en Barcelona a los 70 años de edad. Nacido en el barrio de Gràcia, Bachs empezó a trabajar a Radio Juventud y de allá pasó a RTVE Cataluña, donde permaneció 10 años gracias a programas como 'Informativos Miramar', 'Opinión' y 'Voltereta'. El año 1984 aterrizó a Tv3 y fue el conductor de programas tan populares como 'Filiprim', 'Tres y el astrólogo', 'La Parada' y 'Dicciopinta'. Por 'Filiprim' recibió el TP de Oro de Mejor Comunicador. El 2001 publicó el libro 'Un hombre indefinido', una novela sobre la teleescombraria. El funeral por el periodista se hará este martes a las 11.30 horas al Tanatorio de las Cortes. 

Con la ya mítica frase 'Cerramos la paradeta', el carismático presentador Josep Maria Bachs finalizaba Filiprim, el programa que le reportó más éxito a Tv3 gracias también a secundarios de lujo como el Encargado (Jaume Sorribas) o el Abuelo (Llàtzer Escarceller). El programa estuvo en antena entre 1985 y 1989. El año 1993 hizo un paréntesis a la televisión pública catalana y sustituyó Jordi Estadella en el programa de TVE 'Uno, dos, tres responda otra vez', dirigido por Chicho Ibáñez Serrador. El 1996 devolvió a Tv3 con programas como 'Ahora va de risa', 'Si lo acierto, lo adivino' (1997) o 'A+ A+ (2003). A partir de aquí se centró en programas radiofónicos a Catalunya Ràdio, Radio 4 y Raigo1.

lunes, 15 de febrero de 2016

Los seriales eróticos radiofónicos


Hoy en día se nos hace un poco difícil entenderlo, pero cuando no existía la televisión (o eran pocas las casas que se lo podían permitir) estaban muy de moda los seriales radiofónicos. Esto era, básicamente, capítulos de series o videos caseros que en vez de ser televisados y protagonizados por actores de carne y hueso eran leídos e interpretados para poder ser retransmitidos por antena y llegar a todos los hogares a través de la radio.

Los pioneros fueron los ingleses con la BBC, pero luego le siguieron otros países, como España o Argentina. De hecho, casi todos los países sudamericanos tenían sus seriales, y algunos más subiditos de tono que otros. En España, por ejemplo, el gran auge surgió durante la posguerra (la Guerra Civil fue desde 1936 hasta 1939) y era muy habitual que toda la familia se reuniera alrededor de la radio y de la estufa para poder seguir el capítulo con la emoción debida. El género más popular eran los dramas, por lo que era habitual que se derramaran lagrimas al escuchar esas locuciones, pero la verdad es que había de todo. En algunos países más que otros, claro está, pues la censura estaba muy marcada en según qué lugares… pero en algunos países se emitieron grandes seriales radiofónicos de carácter erótico que marcaron a toda una generación. Pero bueno, tenéis que meteros en el papel de la época: no eran como los vídeos o las series que podemos ver ahora, que van muy directas al grano y con grandes dosis sexuales… no. Eso era un poco más recatado, más acorde con la época. Pero no significa que no despertara grandes pasiones, porque sería mentira.